La declaración de testigos es insuficiente para probar la existencia de un contrato mercantil