La declaración de testigos es insuficiente para probar la existencia de un contrato mercantil

Con ocasión del recurso de apelación interpuesto por una letrada de SOLA & RODRIGUEZ ABOGADOS contra una sentencia recaída en primera instancia, la Sección Séptima de Audiencia Provincial de Málaga ha confirmado la vigencia del artículo 51 del Código de Comercio que establece que “la declaración de testigos no será por sí sola bastante para probar la existencia de un contrato cuya cuantía exceda de 1.500 pesetas, a no concurrir con alguna otra prueba”.

La Sentencia de 12 de enero de 2017 de la Audiencia Provincial ha estimado íntegramente el recurso de apelación de SOLA & RODRÍGUEZ ABOGADOS al considerar que las facturas y albaranes que apoyan la reclamación de la empresa demandante contienen ciertas deficiencias que las privan de eficacia.

En efecto, las facturas que supuestamente reflejaban la deuda no contenían detalle alguno sobre los servicios prestados ni el desglose de los importes, por lo que los pagos realizados en su momento por la mercantil demandada podrían haber sido perfectamente imputados a las facturas reclamadas. Además, afirma la Sentencia, “no falta pues, razón a la apelante cuando afirma que, dado el particular sistema seguido en la relación comercial habida entre ella y la apelada, hubiese sido necesario realizar una liquidación de los transportes y pagos, al menos los correspondientes a 2013, para determinar el saldo resultante”.

Por tanto, concluye la Sala, si los documentos que amparan la pretensión de la empresa reclamante carecen de la suficiente fuerza probatoria, ninguna eficacia puede atribuirse a una declaración testifical si, como afirma el artículo 51 del Código de Comercio, no concurre con alguna otra prueba.